Historia detrás del nombre del monte Everest

Monte Everest: un nombre para la historia


El Everest con una altitud de 8.848, metros es la montaña más alta del planeta Tierra. Se encuentra localizado en el continente asiático, en la cordillera del Himalaya, concretamente en la sub-cordillera de Mahalangur Himal entre el Tibet (China) y Nepal. Es considerada como la frontera mas alta del mundo, y en ella se encuentran cuatro de los catorce ochomiles del mundo: Everest (8.848 metros), Lhotse 8.8516 metros), Makalu (8.481 metros), y Cho Oyu (8.188 metros); así como otros picos de gran importancia.

En Nepal se conoce al Everest como “La frente del cielo” y en el Tibet como “La Madre del Universo”.

Fue en 1973 cuando se registró por primera vez el nombre tibetano Tchomour langmac (representación fonética de Chomolungma) sobre un mapa elaborado por el cartógrafo francés Jean Baptiste Bourguignon d’Anville. Y no fue hasta 1865 cuando la Royal Geographical Society le dio oficialmente el nombre occidental de Everest.

Pero, ¿Por qué se llama Everest la montaña más alta del mundo?


George, nacido en un barrio londinense en 1790, abandonó su tierra natal a los 16 años de edad para ejercer su carrera militar en India. Era especialmente habilidoso en matemáticas y astronomía, lo que le llevó rápidamente a asumir funciones de agrimensura (disciplina que se ocupa de la ubicación, identificación, delimitación, medición, representación y valuación del espacio y la propiedad territorial).

A sus 28 años de edad, en 1818, fue nombrado ayudante principal de William Lambton, el director del Gran Proyecto de Topografía Trigonométrica, que tenía por objetivo realizar una medición precisa de todo el subcontinente indio.

A sus 33 años de edad, tras la muerte de Lambton en 1823, George fue nombrado superintendente del proyecto.

Y con 40 años, en 1830, fue nombrado Agrimensor General de la India, cargo que ocupó hasta su retiro en 1843 con 53 años.

Tras su jubilación, su puesto lo ocupó su pupilo Andrew Scott Waugh, quien en 1841 completó la medición del meridiano en el norte de India, donde se localizan los picos nevados del Himalaya. Sin embargo, no fue hasta 1852 cuando el jefe matemático indio Radhanath Sikdar comunicó a Waugh los resultados de la medición: el llamado Pico XV era el más alto del mundo con 8.839,2 metros (altura corregida hoy día a 8.848 metros).

Waugh invirtió unos años en comprobar los cálculos, y tras confirmarlos en 1856, anunció sus resultados a la prestigiosa institución científica Royal Geographical Society, proponiendo para esta cima el nombre de su antecesor en el cargo de topógrafo general británico de la India, que no era otro que George, de apellido Everest. El debate se extendió hasta 1865, y en su camino se encontró con sorprendentes resistencias como la del propio Sir George Everest, que argumentó en contra de su propio nombre manifestando que la población local tendría problemas al pronunciarlo. A pesar de sus objeciones, tras un prolongado debate, en 1865 se adoptó oficialmente la designación propuesta por Waugh: el monte más alto del mundo recibiría el nombre de Monte Everest.

George Everest

A continuación podemos leer la carta original que Waugh dirigió a la Royal Geographical Society en 1857 para proponer el nombre de Everest a la cima más alta del mundo:

«Mi respetado jefe y predecesor, el coronel Sir Geo. Everest, me enseñó a asignarle a cada objeto geográfico su verdadera denominación local o nativa. Siempre me he adherido escrupulosamente a esta regla, como he hecho caso a todos los demás principios establecidos por ese eminente profesor.

Pero aquí hay una montaña, muy probablemente la más alta del mundo, sin ningún nombre local que podamos descubrir, o cuya denominación nativa, si es que tiene alguna, no será determinada antes de que se nos permita penetrar en Nepal y acercarnos a esta estupenda masa nevada.

Mientras tanto, el privilegio, así como el deber, me incumbe asignar a este elevado pináculo de nuestro globo, un nombre por el cual puede ser conocido entre los geógrafos y convertirse en una palabra familiar entre las naciones civilizadas.

En virtud de este privilegio, en testimonio de mi afectuoso respeto por un jefe venerado, de conformidad con lo que creo que es el deseo de todos los miembros del departamento científico, sobre el cual tengo el honor de presidir y perpetuar la memoria de ese ilustre maestro de investigación geográfica precisa, he decidido nombrar este noble pico del Himalaya ‘Mont Everest'».

Andre Scott Waugh, 11 de mayo de 1857.

Proceedings of the Royal Geographical Society of London IX: 345-351.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s