RESCATE – SERIE DOCUMENTAL -GREIM, SEREIM, EREIM

SERIE DOCUMENTAL


En nuestro país, con una envidiable red de parques y espacios naturales únicos para la práctica de deportes outdoor como senderismo, alpinismo, escalada, descenso de barrancos o espeleología, las prácticas al aíre libre cada día son más populares. Pero cuando salimos a la montaña, las cosas no siempre salen como esperábamos y, en ocasiones, ocurren accidentes. A veces, inevitables; otras, la negligencia, falta de preparación o descuidos de los accidentados son el principal motivo. En todos los casos, una llamada de auxilio contará con la rápida intervención de los profesionales de la Guardia Civil más preparados y entregados. La garantía de que, si alguien puede ponerle un punto y final afortunado a la experiencia, son los integrantes del GREIM.

La Guardia Civil cuenta con el Servicio Aéreo (SAER) y los Grupos de Rescate en Intervención en Montaña (GREIM) que, apoyados por los médicos del 061, forman uno de los modelos de rescate más avanzados de Europa. 

El equipo de rescate


El grupo de profesionales formado por agentes del Grupo de Rescate en Intervención en Montaña (GREIM, Guardia Civil), Servicio Aéreo (SAER) y los médicos del 061, forman el tándem perfecto para poder llevar a cabo esta labor. Su intervención puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. Son auténticos héroes aunque ellos no opinen lo mismo. Ahora podremos verlos tanto en acción como en un contexto más tranquilo y relajado. De esta forma, podremos conocer a estas personas en el desarrollo de su actividad extrema, pero también a los seres humanos que se encuentran detrás. Nos cuentan otras anécdotas y descubriremos cómo se sienten, cómo definen su trabajo, sus anhelos, satisfacciones, miedos, fallos e incluso momentos de debilidad, cuando el rescate no ha sido posible o ha habido víctimas mortales. Una serie trepidante, inusual, ágil y muy emotiva con la que aprendemos la importancia de cada paso, de cada decisión cuando nos encontramos en la naturaleza; pero también, a disfrutar de la montaña sabiendo que, ante cualquier imprevisto, siempre estarán para ayudarnos.



Vestirse por capas en montaña. Teoría de las tres capas

El frío, la humedad, la lluvia, la nieve o el viento, son los principales enemigos a los que te enfrentas cuando quieres disfrutar de la montaña. En ella todo es cambiante.  En cuestión de segundos, puedes pasar de una sensación de calor, a una situación de frío extremo, si aparece el viento, se nubla y se pone a llover.

En la montaña, el esfuerzo físico te hace sudar, por lo que cualquier prenda debe permitirte evacuar el sudor al exterior. No basta con ir bien abrigados, si es a costa de perder la capacidad de transpirar.

Una mala elección de la ropa de montaña puede hacer que te enfríes, que te deshidrates o que termines empapado. Y lo que iba a ser un día para gozar en plena naturaleza, se convierta en una auténtica pesadilla de la que tardes en recuperarte.

¿Porqué son necesarias 3 capas?


A pesar de que la tecnología avanza a pasos agigantados,  a día de hoy no existe una prenda que te sirva para el frío (aislante), el agua (impermeable), el viento (cortavientos) y que la puedas usar tanto en situaciones de frío extremo como de calor sofocante (transpirable). La única solución es un sistema de capas que te permita adaptarte a los distintos elementos meteorológicos con la flexibilidad necesaria.

No es lo mismo un día frío con viento que si llueve y hace calor.

Y tampoco es igual el nivel de esfuerzo que la actividad te exige. No es igual andar por un sendero fácil y sin apenas  pendiente que subir un exigente desnivel.

Para colmo, las condiciones de la montaña son cambiantes. Cuando menos te lo esperas un día soleado y plácido en el valle, puede dar paso a unas cumbres con lluvia, viento y frío.

Está claro que vas a tener que andar quitando y poniendo prendas. Tan malo es quedarse corto si hace mucho frío o viento, como pasarse si la temperatura sube, donde un exceso de sudoración podrías ser devastador (pérdida de líquidos, fatiga, humedad).

Por tanto, debes saber no sólo qué ropa ponerte, sino cuándo hacerlo. De nada te sirve llevar la mejor chaqueta térmica si no la usas cuando es debido. Es clave saber qué características debe tener la ropa que lleves en la mochila y cuáles son sus verdaderas prestaciones para elegir en cada momento la que mejor se adapte a las circunstancias (frío, viento, lluvia, esfuerzo…).

El objetivo es estar caliente y seco.

SISTEMA DE LAS 3 CAPAS


La primera capa


¿Qué es la primera capa?

La primera capa es la que está en contacto con tu cuerpo.  Es muy importante porque siempre la vas a llevar puesta, tanto si la temperatura es alta como si es baja. Además, de nada sirve que la segunda y tercera capa tengan las más altas prestaciones si la primera capa falla.

La primera capa debe ser cómoda, ya que es la que va a estar en contacto con la piel. Debe ajustarse bien al cuerpo, permitir libertad de movimientos y no provocar ningún tipo de rozadura por los tirantes de la mochila, por ejemplo.

¿Cuál es la misión de la primera capa?

El principal cometido de la primera capa de la ropa de montaña es evacuar el sudor que genera tu cuerpo para que siempre estés seco. Esto se consigue con tejidos especialmente diseñados para atrapar el sudor (polo hidrófilo) y expulsarlo al exterior (polo hidrófobo).

La antítesis de la primera capa es una camiseta de algodón. Se trata de un tejido que no expulsa la humedad, la retiene aumentando de peso, justo dos de las cosas que debes evitar en la montaña.

¿Qué características debe tener el tejido de la primera capa?

La camiseta de la primera capa, debe reunir una serie de requisitos:

  • Hodrofóbico: que expulse el sudor y la humedad al exterior.
  • Suavidad: que las costuras no provoquen rozaduras y el tejido sea suave al tacto con la piel
  • Ligereza: que no aporte un peso extra (en el caso de prendas más gruesas).
  • Libertad de movimientos: debe ser un tejido que se adapte bien al cuerpo pero que sea flexible para no limitar los movimientos.
  • No retener el mal olor: debe evitar que el olor a sudor permanezca en la prenda.

La SEGUNDA capa


¿Qué es la segunda capa?

La segunda capa es la que se coloca justo encima de la camiseta de la capa base.  No siempre es necesario llevarla puesta, va a depender tanto de la temperatura como del tipo de ejercicio físico que vayas a realizar.

Es una prenda que previsiblemente te vas a quitar y poner varias veces a lo largo de la jornada, por lo que es importante que sea comprimible, ligera,  y se guarde con facilidad en la mochila.

¿Para qué sirve la segunda capa?

Su principal misión es mantener el calor del cuerpo en situaciones de frío, aunque esto no debe ser a costa de un peso excesivo, ni de un volumen demasiado grande. También es importante que la segunda capa siga siendo transpirable y no suponga una barrera a la expulsión de la humedad y sudor corporal.

La segunda capa siempre entra en juego cuando la temperatura desciende. Esto depende de la estación, aunque también de la altitud. Normalmente, en las cumbres de las montañas la temperatura es inferior. En nuestras latitudes,la temperatura disminuye a un ritmo de unos 0,65 ºC por cada 100 metros de elevación.

¿Qué cualidades debe tener una prenda de la segunda capa?

La capacidad térmica y aislante la puedes encontrar en cualquier prenda, como un jersey de lana. Sin embargo, en el caso de un material técnico, hace falta que tenga otras cualidades como:

  • Ligereza: no debe pesar ya que es un hándicap para realizar una actividad física que requiere el máximo esfuerzo.
  • Que ocupe el mínimo espacio: muchas veces la vas a llevar en la mochila, así que es una ventaja que ocupe poco espacio o se comprime con facilidad.
  • Que sean transpirables: deben permitir que el sudor salga al exterior.
  • Flexibles: que permitan una gran libertad de movimientos.

La TERCERA capa


¿Qué es la tercera capa?

La tercera capa es la que se coloca en último lugar. Nunca entra en contacto directo con tu cuerpo. En cambio, es la que se enfrenta a los elementos meteorológicos, fundamentalmente a la lluvia y al viento.

Es muy importante porque, en determinadas condiciones,  permite que el resto de capas cumplan con su función. De nada sirve una primera capa que expulse el sudor si te empapas cuando llueve. tampoco resultaría práctica si el viento la traspasa, ya que perderías temperatura.

Las prendas de esta tercera capa suelen denominarse con lo términos funda, o hardshell (o capa dura).

¿Para qué sirve la tercera capa?

Su principal cometido es evitar que el agua traspase y llegue a empaparte.  Debe ser impermeable (o mejor dicho, resistente al agua), aunque también debe ser cortavientos y tener un índice de transpirabilidad que no bloque la expulsión del sudor que se genera durante la actividad física en la montaña.

Esta tercera capa, no tiene cualidades térmicas, ya que su función no es mantener el calor del cuerpo. De eso ya se encargan las capas interiores, fundamentalmente el forro polar o el plumas de la segunda capa.

¿Qué características debe tener la tercera capa?

La tercera capa debe tener unas características que permitan mantener el equilibrio en el sistema de capas.  De nada sirve la impermeabilidad si es a costa de perder la capacidad de evacuar el sudor.

También es importante la dureza o resistencia a los desgarros, ya que siempre que la lleves puesta va a estar sujeta a roces con rocas o ramas.

En resumen, una prenda de la tercera capa debe reunir las siguientes características:

  • Ser resistente al agua: es su principal cometido, evitar que te mojes si llueve.
  • Transpirable: permitir que el sudor salga al exterior y mantenerte seco.
  • Ligera:  que pese poco.
  • Cómoda: que no limite la capacidad de movimientos.
  • Resistente: que no se desgarre con facilidad, ya que siempre va a estar en contacto con rocas o ramas si estás en la montaña.

¿Qué son las nubes lenticulares? ¿Cómo se forman?

Con bastante frecuencia solemos ver en Sierra Nevada formaciones nubosas que nos recuerdan a platillos volantes, lentejas, lentillas…etc, y que son verdaderamente espectaculares dependiendo de la hora del día en la que las veamos, alcanzado sus mayores cotas de belleza en torno al amanecer o al atardecer.

Estas formaciones son relativamente frecuentes y es que por lo general este tipo de nubes necesitan de sistemas montañosos para poder formarse.

Vamos a aprender, de manera breve, algunas cuestiones sobre su genésis y naturaleza.


¿QUÉ SON LAS NUBES LENTICULARES?

Son nubes de tipo estacionario, es decir, una vez que se forman apenas se mueven de su posición de génesis, son estáticas. En base a su altura podemos clasificarlas dentro de tres tipos de nubes diferentes:

  • Cirrocúmulos lenticulares (nubes altas)
  • Altocúmulos lenticulares (nubes medias)
  • Estratocúmulos lenticualres (nubes bajas)

La forma más habitual es la de altocúmulos lenticulares. Este tipo de nubes son nubes en forma de lente convergente que le dan ese aspecto de OVNI. En meteorología se clasifican dentro del grupo de ondas de montaña y es que precisamente son las cordilleras montañosas las que hacen posible su formación, entre otros factores.


¿CÓMO SE FORMAN LAS NUBES LENTICULARES?

Como comentaba, hacen falta varios factores para que se produzca su formación:

  • Cordillera o sistema montañoso
  • Flujo de aire húmedo que choca en perpendicular con la cordillera
  • Condiciones de estabilidad
  • Situación de inversión térmica, en la que el aire está estratificado en capas

De manera resumida, este sería el mecanismo de formación de este tipo de nubes:

  • Un flujo de aire húmedo incide de manera perpendicular sobre una cordillera o sistema montañoso, por lo que se ve obligado a ascender. Al hacerlo se encuentra con aire más frío que favorece la condensación de esta masa de aire (si alcanza el punto de rocio) y da lugar a la formación de nubes de estancamiento sobre el sistema montañoso.
  • Deben darse condiciones de estabilidad (situación anticiclónica) pues de lo contrario, esta condensación unida a una situación de inestabilidad podría disparar el mecanismo de convección (movimiento vertical del aire) por el que se forman las tormentas u otras formaciones nubosas diferentes a las que estamos analizando.
  • Con situación anticiclónica y en ausencia de inversión térmica, estas nubes tenderían a deshacerse a sotavento de la cordillera, pero como decíamos, las lenticulares necesitan del establecimiento de una situación de inversión térmica previa, en la que la atmósfera está estratificada y los movimientos de aire verticales están inhibidos. En esta última situación, se favorece que las corrientes de aire sean horizontales a sotavento de la cordillera.
  • Estas corrientes de aire, una vez superada la cordillera, intentan descender de nuevo a sotavento empujadas por el fuerte viento de ascenso desde barlovento, pero al encontrarse con una situación de inversión térmica (a sotavento) no lo terminan de hacer y se generan corrientes de aire ondulatorias en cuyas crestas se forman las nubes lenticulares.
  • De tal forma que la nube lenticular “quedará atrapada” entre estos movimientos ondulatorios horizontales que irán moldeando la nube con la forma característica de lenteja.

Nube Lenticular Sierra Nevada con los picos Alcazaba, Mulhacén y Veleta

Historia de la Vereda de la Estrella en Sierra Nevada

Mucho antes de que llegara el esquí y mucho antes de que se construyera la estación invernal de Sierra Nevada, los aficionados a la montaña granadinos ya subían a “la sierra”, como siempre se le ha llamado aquí a la montaña que enmarca la postal perfecta de Granada.

Aprovechaban un viejo ferrocarril de vía estrecha, el Tranvía de la Sierra, que estuvo en funcionamiento entre 1925 y 1974. Salía de Granada capital, pasaba por Güejar-Sierra y tenía su parada final en el barranco de San Juan, en la cabecera del río Genil. Hoy la vieja plataforma desmantelada, ya sin railes ni guardavías, sigue siendo un buen acceso hasta el barranco de San Juan, punto de inicio de la Vereda de la Estrella, una de las rutas senderistas más bellas y espectaculares de Andalucía.

¿Sabías de dónde viene el nombre de Vereda de la Estrella?

La Vereda de la Estrella es en realidad una antigua pista de acceso a varias minas que desde época árabe se explotaron en esta vertiente norte de Sierra Nevada. El camino fue construido en 1890 para facilitar el tránsito de carros cargados con galena y pirita. La llegada del tranvía en 1925 supuso una reactivación de la actividad minera en el valle y del tránsito de recuas de acémilas por la pista, pero la desaparición del tren llevó también al abandono completo de la extracción.

Queda en pie el viejo poblado de la mina La Estrella, que da nombre a la vereda, y restos de otras explotaciones: La Probadora y La Justicia.

La penosidad del desplazamiento hasta los puntos de extracción y los rigores del invierno impedían buena parte del año el trabajo.

Las extracciones mineras en el Valle del Genil fueron numerosas y en diferentes localizaciones (Vacares, Veta Grande, Guarnón…). La senda minera desde la localidad de Güéjar Sierra hasta las minas de la Estrella, fue abierta a mediados del siglo XIX y acondicionada más tarde por la compañía belga que extraía el cobre de estas minas.

En realidad, eran varias explotaciones con nombres que hacían alusión a las esperanzas que depositaban en ellas: la Perla, la Mejor de Todas, la Esperanza, la Poderosa, el Trueno…

La primera que encontramos en este sendero se llamaba la Probadora.

Más oculta está la de la Justicia, y tras los muros que formaron el pequeño poblado minero y las estructuras de fundición, la mina de la Estrella propiamente dicha.

Poco después de estos poblados el valle se ensancha momentáneamente en la confluencia de tres arroyos, en una zona de prados conocida como Angostura del Real. La vereda baja por fin al río y permite, si el tiempo acompaña, un baño o un descanso en sus riberas.

Uno de los tres valles, por el que desagua al arroyo Valdecasillas, enmarca el majestuoso perfil del Alcazaba (3.371 metros). La senda gira y se introduce pegada al cauce por el barranco de Valdeinfierno en busca de la base del Mulhacén.

Alcazaba 3.365m / Mulhacén 3.479m. / Veleta 3.398m.

Cueva Secreta, el final de la senda, que coincide con un abrigo de piedra utilizado como refugio desde tiempos remotos por pastores y recolectores de plantas aromáticas. Los montañeros lo utilizan ahora como vivac en su marcha de aproximación hacia la cara norte del Mulhacén. Hay que reconocer que Cueva Secreta es un punto vulgar y poco atractivo, más aún si se piensa en los magníficos paisajes dejados atrás. Pero a partir de aquí el valle se va cerrando y la senda se encrespa ya en un pronunciado desnivel que lleva al collado y laguna de la Mosca, preludio de la cara norte del Mulhacén

Vereda de la Estrella, un paseo por el ‘Himalaya’ andaluz

¿CÓMO ORIENTARSE EN LA NATURALEZA?

Practicar actividades como el Senderismo, Barranquismo, Vías Ferratas, etc. nos ayuda a entrar en contacto con la naturaleza y sobre todo a disfrutar al máximo de ella; sin embargo, es importante que siempre que realicemos actividades de este estilo, aunque vayamos con monitores, tengamos las nociones básicas para orientarnos en la montaña.

Intentamos siempre conocer la ruta que vamos a hacer anteriormente, miramos el tiempo que hará y nos aseguramos que haga buen tiempo, cargamos nuestras baterías, tanto del móvil, como del GPS, miramos que los mapas estén perfectos.

Pero también hay días que todo sale mal, empieza a llover de repente, se pone niebla, nuestros aparatos se les acaba la batería o dejan de funcionar, la noche se viene, …

Todo esto nos puede pasar, y preguntamos ¿sabemos orientarnos sin necesidad de un aparato electrónico?

Seguro que de todas las malas experiencias se saca una buena lección, por ejemplo, siempre que vayamos a hacer una ruta debemos llevar una brújula y un mapa. Pero, ¿cómo debemos orientarnos sin GPS?


Orientarse con una brújula

Como os decía en el anterior párrafo, siempre debemos llevar en la mochila una brújula, si no tenemos un mapa de la zona puede ayudarnos simplemente para no ir andando en círculos.

Toda persona que se mueva por la montaña, por seguridad, debe ser capaz de “leer” un mapa y orientarse con el campo magnético terrestre.

La brújula por si solo no os será de mucha utilidad ya que siempre os indicara el norte y para una perfecta orientación es preciso llevarla acompañada de un mapa en el que os podréis posicionar e indique los puntos cardenales para así conocer que dirección y rumbo llevar en caso de perdida.

Como conseguir un rumbo y seguirlo en el terreno:

Apoyar la brújula en el mapa de modo que el lado largo de la brújula se apoye sobre la línea que conecta el punto de partida con el de destino.

Las líneas de dirección deben apuntar desde el punto de partida al de destino.

Poniendo la brújula firme sobre el mapa de modo que la base quede firme en su lugar.

Gira la cápsula móvil hasta que las líneas del fondo de la cápsula queden apuntando al norte y sur en paralelo a las del mapa. Asegurándose de que las líneas Norte-Sur estén en paralelo y con el mismo Norte que el mapa deberéis sostener la brújula en las manos de frente al cuerpo asegurándose que la base de esta este horizontal y que apunte al frente.

Rotar el cuerpo hasta que las líneas Norte-Sur del fondo de la cápsula coincidan con la aguja magnética y el rojo de esta hacia el norte.

La dirección de las flechas le estará indicando la dirección que debéis tomar hacia el destino.

Buscar un punto de referencia en el terreno hacia la dirección en la que debe ir según la brújula. Camina hacia el sin estar mirando la brújula hasta que se llegue. Cuando lo alcance, vuelva a apuntar la brújula hacia un nuevo punto de referencia alineado con su destino.

Recuerda la diferencia entre el norte que apunta la brújula es el norte magnético en a la dirección de viaje.


Orientarse por los sonidos

Cuando estemos en el campo haciendo una ruta, debemos estar muy atentos a los sonidos que nos dicen, debemos permanecer en silencio unos momentos podemos recibir por ejemplo el ruido de un arroyo que viene, un coche que pasa por una carretera, …, así muchas veces podemos encontrar el camino adecuado.


Orientarse tomando referencias

Cuando hacemos una ruta, sobre todo si no es conocida, conviene ir tomando referencias en el terreno, como por ejemplo, un arroyo, una piedra grande, un árbol majestuoso o un tronco caído.

Pero cuando haya poca visibilidad, puede ser que estas señales no la veamos como deben de ser, y nos la pasemos o simplemente no las veamos porque nos hemos equivocado. Tenemos que estar atentos a las pistas que nos ofrecen la propia naturaleza:

Imaginaros que un día vais a hacer senderismo y la tecnología falla, es decir, el GPS por ejemplo se queda sin batería ¿qué hacéis? Pueden darse multitud de ocasiones a lo largo de nuestra vida en la que debamos guiarnos por nosotros mismos por lo que hoy os damos las claves necesarias.

Para comenzar utilizaremos uno de nuestros grandes aliados: el sol y para ello contamos con varios métodos que nos van a servir para encontrar el norte sin necesidad de contar con brújula, mapas, ni ningún método similar.


El Metodo del Palo:

El Método del Palo es todo un clásico pero que nunca falla. Sólo tenemos que buscar un palo, clavarlo en un terreno llano y con luz solar directa para ver hacia donde se proyecta la sombra y marcamos ese punto. Ahora con el cordón de nuestra bota o zapato o una rama, por ejemplo, trazamos una semicircunferencia usando como radio la longitud de la sombra y esperamos el movimiento del sol. De esta forma la sombra se irá haciendo más pequeña a medida que nos acercamos a las 12.00h En el punto en el que la sombra alcanza la semicircunferencia ponemos otra marca y al unir ambas con una línea obtendremos hacia dónde está el oeste y sabremos entonces que de forma perpendicular a ésta se sitúa el norte y el sur.


El Reloj de Aguja:

Otra forma de orientarnos sería con un Reloj de Aguja, en el que sólo tenemos que alinear la aguja pequeña, es decir la que indica la hora con la posición en la que se encuentra el sol y justo en la bisectriz que se forma con esta cifra es donde está el sur. También debemos saber que el sol siempre sale por el este y se recoge por el oeste por lo que nos puede valer como referencia.


Las Estrellas:

Si se nos ha hecho de noche y ya no contamos con la ayuda del sol ¡no os preocupéis porque las Estrellas también nos pueden orientar!

Para ello debemos buscar siempre la estrella polar que es la que indica el norte; sin embargo, su luz suele ser un tanto pálida por lo que quizás nos sea un poco más complicada de localizar. En su lugar buscaremos la Osa Mayor que es más fácil de ver y si prolongamos este punto cuatro veces la distancia que separa las dos estrellas frontales de la Osa Mayor nos encontraremos directamente con la Estrella Polar.


La Luna:

La Luna también se puede convertir en nuestra aliada porque cuando está creciente, las puntas señalan siempre hacia el este, mientras que si es luna menguante indica hacia el oeste.
Algunas de las técnicas que también podemos utilizar es visualizar donde crecen las zonas de musgo puesto que son las más húmedas y sombrías y por lo tanto la dirección norte. Por su parte, los anillos de crecimiento de los árboles suelen estar más desarrollados del lado que reciben más el sol, es decir, el sur.


El Musgo:

La presencia del musgo siempre estará en zonas orientadas al Norte (si estamos en este hemisferio).


Para que nada de esto nos pase, es importante que siempre que vayamos a planear una salida a la montaña contemos con la información necesaria del lugar y sus características para ayudarnos a situarnos siempre.

En nuestras actividades no hace falta que os preocupéis porque contamos con un equipo de profesionales en todas nuestras actividades y en Andalucía que conocen como la palma de su mano todas las áreas además de los conocimientos necesarios para hacer esta actividad al aire libre, así que no lo dudes y reserva tu actividad multiaventura.

¿Qué es una Vía Ferrata?

Las vías ferratas son recorridos preparados para desplazarse por paredes rocosas y acantilados de imposible acceso por otros medios. Gracias a grapas metálicas encastradas, escalones y salientes excavados o aprovechados en la propia roca, se puede acceder a parajes de belleza increíble. Puentes mono (con un solo cable obre el que pisamos y otro al que nos agarramos, ademas de la linea de la vida) o tibetanos (dos cables donde agarrarse) y tirolinas son los otros elementos que permiten franquear precipicios, visitar agujas rocosas y deslizarse sobre cables por encima de abismos a decenas de metros de altura. 

Gracias al cable de vida al que estaremos anclados todo el recorrido, y a un mantenimiento muy controlado las vías férreas de toda Europa son, absolutamente seguras siempre que se respeten unas pocas pero estrictas medidas de seguridad. Un arnés, un disipador siempre unido con dos mosquetones al cable de vida y un tercer cable, la tercera baga, que nos permite descansar sin necesidad de agarrarnos a la roca o las grapas de metal, dan total seguridad a este deporte.

La dificultad de las vías ferratas es muy variable, yendo desde el nivel K1, fácil, al K6 extremadamente difícil. El recorrido puede ser ascendente, horizontal, descendente, o ser una combinación de todos ellos, incluso con tramos de desplome, es decir, donde el ángulo de la roca supera los 90º. Sin embargo, hay muchas vías ferratas muy accesibles, donde los niños y las personas con una agilidad y nivel deportivo menor pueden iniciarse y coger el vicio.

Únicamente se desaconsejan para las personas que tengan un vértigo extremo. El resto, bien dirigidas y comenzando por las más sencillas, pueden aficionarse y disfrutar mucho. De hecho, las personas con falta de seguridad pueden mejorar su autoestima recorriendo estas paredes rocosas. La clave es confiar en el cable, de la misma manera que cuando hacemos rappel.

Una vez superado ese miedo instintivo al vacío, la Vía Ferrata se convierte en un camino aéreo que nos lleva a lugares insospechados a los que de otra manera sería imposible llegar. Las vías ferratas son un deporte tranquilo, lleno de disfrute, con y en la naturaleza, una manera de relacionarnos con ella y de entender y apreciar su grandeza.


Historia Vías Ferratas Tajo de Ronda

Las vías ferratas en el Tajo de Ronda que aprovecha un antiguo equipamiento instalado el 1936 en los muros laterales del Tajo de Ronda y que fue utilizado por los campesinos para acceder rápidamente al pueblo. La ferrata dispone de cable de vida y mantiene los antiguos peldaños, una versión gruesa y lisa de las habituales grapas de ferrata.


Pincha para ver todas las ferratas de Andalucía

Historia Vías Ferratas en España y el Mundo

El origen de las vías ferratas es complicado y difuso, desde hace siglos se han equipado tramos de caminos con algún peldaño o cadena para facilitar el paso, como en algunos picos en Austria, Italia y Francia. Existen distintas versiones y teorías sobre cuál fue la primera. 

El 26 de Junio de 1492, el capitán François Antoine de Ville junto a siete compañeros, siguiendo las órdenes del rey Carlos VIII de Francia, consigue llegar a la cima del Monte Aiguille. Hasta entonces parecía un monte inexpugnable, pero esta hazaña representa el nacimiento del alpinismo, pero bien podría ser también el equipamiento de la primera vía ferrata, ya que para conseguir tal empresa fueron utilizadas unas escaleras destinadas a ese único fin. 

El origen de las vías ferratas se considera que es en 1843 en Austria, cuando se equipa la vía normal al pico Hoher Daschtein de 2.995 metros de altitud, siendo la cima más alta de los Alpes del Salzkammergut y de Alta Austria. La única finalidad de la equipación fue hacerlo más accesible. 

Sin embargo, no es hasta el 1903 cuando se equipa la arista oeste de la Marmolada, una montaña en el noreste de Italia (justo al este de Trento) y la montaña más alta de los Dolomitas con 3.343 metros de altitud cuando se considera la vía ferrata como tal. 

Posteriormente en la Primera Guerra Mundial (1914-1918), se empiezan a equipar un número importante de vías ferratas en los Dolomitas para uso bélico en la guerra Austrohúngaro contra Italia. En estas vías se empiezan a utilizar cables, escaleras y puentes para facilitar el acceso de las tropas y el material. Estos caminos equipados, quedarían para uso lúdico y deportivo al finalizar la Gran Guerra.

Tendremos que esperar hasta 1936 para encontrar la primera vía ferrata equipada exclusivamente para uso lúdico deportivo, será la Vía Delle Bocchette en los Dolomitas equipada por la sección del CAI de Trento.

Ya en 1988 en Feissinières (Francia), se equipa la vía ferrata de La Grande Falaise por parte del guía local Lionel Condemine, que quería emula los itinerarios Dolomíticos en su tierra natal junto a los Écrins. La vía ferrata de La Grande Falaise es considerada la primera vía ferrata moderna, donde quedan claramente diferenciados los elementos de progresión y los elementos de aseguramiento. 

En España, tenemos el ejemplo de las clavijas de Cotatuero (Valle de Ordesa), instaladas en 1881 por el herrero de Torla, Bartolomé Lafuente y Miguel Bringola a instancias de un cazado inglés. Se trata de un total de treinta y dos hierros entre clavijas y alguna grapa que salvan una pared con un gran patio en el circo final de Cotatuero. 

No será hasta 1954 cuando Julio Nogues y Enrique Pera equipan la Canal del Palomo en la Sierra de Guara con 240 clavos y algunas grapas para salvar más de 200 metros de desnivel, la cual es considerada la primera vía ferrata en España. 

La vía ferrata Teresina en la montaña de Montserrat en Catalunya, es considerada la primera vía ferrata de corte moderno que se instaló en España. La instaló el escalador Antonio García Picazo a partir del 1990 y la vía salva un desnivel de 450 metros en un recorrido total equipado de 1.000 metros. 


Tipos de Vías Ferratas

Aunque existe diferentes tipos de itinerarios equipados, podemos distinguir dos grandes grupos dentro de las vías ferratas, la vía ferrata clásica y la vía ferrata deportiva. 

  • Vía ferrata clásica

La vía ferrata clásica busca el recorrido más fácil y lógico en la pared para llegar al final, normalmente una cumbre. Dispone del equipamiento elemental para progresar y es normal tener que subir buscando la propia roca.

  • Vía ferrata deportiva

La vía ferrata deportiva busca aprovechar al máximo los atractivos de la pared y la espectacularidad del recorrido, con tramos desplomados y una gran variedad de equipamiento, que incluye a veces largos puentes y tirolinas. El objetivo final o cumbre en muchas ocasiones no existe, queda en segundo plano.

Historia del Puente Nuevo de Ronda

El Puente Nuevo de Ronda es un símbolo universal de una de las ciudades con más visitantes de toda Andalucía, Málaga. Es una joya de la ingeniería que costó mucho esfuerzo levantar y, a su vez, permitió la expansión del municipio de forma natural, partido en dos por el río Guadalevín. Esta construcción permitió crecer a la población en dirección a la dehesa del Mercadillo, la actual plaza de España.

Dibujo imaginario del primer Puente Nuevo de Ronda. William Jacob 1809

La proyección del puente se remonta al año 1542, pero no fue hasta 1735 cuando se inicia la construcción del primer puente. Se consiguió levantar una estructura de 100 metros de altitud y 35 metros de diámetro, realizada en un solo arco. Sin embargo, la mala ejecución del proyecto, el mal cerramiento del arco y la falta de apoyos contribuyó a que la estructura terminase derrumbándose seis años después de su construcción.


Arriba, proyecto de Manuel Godoy de 1780. A la Izquierda, proyecto de Domingo Loys Monteagudo (1777). Junto a estas líneas, perspectiva del Puente Nuevo en 1785.

En el derrumbamiento murieron cincuenta personas, y cientos de toneladas de piedra terminaron en el fondo del barranco. Este terrible accidente propició el diseño del actual puente que, hoy en día, todos conocemos. La construcción de un puente de esta magnitud en la primera mitad del siglo XVIII suponía un auténtico hito en la historia de los puentes, superando a la totalidad de estructuras de este tipo que se habían construido en el planeta, exceptuando aquellos realizados por el antiguo Imperio Romano.

Sin embargo, y a pesar de este trágico suceso, en la actualidad podemos disfrutar de la joya arquitectónica y monumental que es el Arco de Felipe V. Con el fin de permitir la circulación se eliminó el trozo de muralla que la impedía y se construyó una rampa y el Arco ya mencionado, tratando de mejorar los accesos a la ciudad, pero la fuerte pendiente no era la más indicada, sobre todo por la dificultad añadida para el paso de carruajes.

Arco de Felipe V

Reanudación en 1759

Tal y como expone el historiador Faustino Peralta y como confirman los documentos conservados en la Biblioteca Virtual de la Serranía de Ronda gracias a la investigación de Aurora Melgar, las obras del Puente Nuevo se reanudaron en el año 1759. En un estudio realizado por Rosario Camacho y Aurora Miró, titulado “Antecedentes del Puente Nuevo de Ronda”, podemos contemplar los distintos proyectos que se barajaron para llevar a cabo la construcción del puente.

La financiación supuso algunos problemas, llegando a contar con aportaciones económicas de distintos pueblos: 15.000 reales de la Real Maestranza e, incluso, transacciones que se realizaron en la Feria de Mayo. El trazado de los planos corrió a cuenta de José Martín de Aldehuela, llegando a dirigir la construcción del arco principal y de la calzada superior que, desde el 4 de noviembre de 1787, abrió el puente al tráfico y, en la actualidad, es pisada por cientos y cientos de visitantes de la emblemática obra. El puente fue finalmente inaugurado en el mes de mayo de 1793.

Está realizado en sillería de piedra, presentando un arco central de medio punto que se apoya sobre otro más pequeño, bajo el cual transcurre el curso del río Guadalevín. En la parte superior encontramos las dependencias del puente que sirvieron de prisión y, a ambos lados, se abren otros dos arcos de medio punto que sostienen la parte de la estructura que soporta la calle.


Un siglo de la tragedia

Además, la historia del Puente Nuevo de Ronda escribió una de sus páginas más negras en 1917, cuando un desprendimiento de rocas en la garganta, en plena noche, sobre las cuatro de la madrugada, sepultó literalmente a un total de 15 personas, diez de una misma familia, que se encontraban durmiendo en los molinos que en el fondo de la Tajo se situaban para aprovechar la fuerza de la corriente del río Guadalevín.


Curiosidades del puente nuevo de ROnda

Las mejores vistas que podemos observar del Puente Nuevo se localizan al final de un pequeño camino que discurre desde la plaza de María Auxiliadora. El anhelo de construir un puente que salvarguardara el acantilado que cruzaba el Tajo siempre existió, primero de la mano de los árabes y después de los cristianos. Tras la conquista cristiana en 1485, la vida en la villa se desarrolló con gran rapidez, por lo que el gran aumento de población demandaba la construcción de un nuevo puente. El intento de construir el puente en el siglo XVI fue fallido, puesto que la dificultad técnica que presentaba era enorme. Finalmente, su construcción entre 1759 y 1793, más de tres décadas, fue de una gran pericia y supone una obra maestra de la ingeniería. A pesar de sus enormes dimensiones, el puente se mimetiza a la perfección con el elemento natural de la roca, ya que el color se diluye con las paredes del acantilado. Esto se debe a que el material que se utilizó fue el extraído del fondo de la garganta del río tras el primer derrumbamiento.

A José Martín de Aldehuela, el enigmático arquitecto del puente, se le atribuye también la construcción de la Plaza de toros de Ronda, aunque no es un dato que esté confirmado. Llegó a Málaga por el requerimiento del obispo Molina Larios para construir los cimientos de la catedral de Málaga, ya que el arquitecto había trabajado con gran destreza en la catedral de Cuenca con anterioridad. Sin embargo, muchas son las leyendas que circulan sobre este puente y, una de ellas, dice que Martín de Aldehuela se suicidó en el Puente Nuevo por no poder concebir, con posterioridad, un puente mejor que ese. Sus restos se encuentran sepultados bajo la plaza del convento de San Pedro de Alcántara, en Málaga.

Sobre el arco principal del Puente Nuevo hay una ventana de pequeñas dimensiones que, como ya apuntábamos con anterioridad, es una estancia oculta que sirvió como cárcel y, posteriormente, se convirtió en un mesón, transformándose aquello que fue considerado condena en un privilegio. En la actualidad es un centro de interpretación del entorno y la historia de la ciudad, donde se muestran diferentes fotografías y vídeos que relatan la historia del Puente Nuevo. Algunos días, cuando el viento sopla con ferocidad bajo los arcos del puente, se producen fuertes silbidos y el viento eleva el agua del río, por lo que se suele decir coloquialmente que “llueve hacia arriba”.

Las 10 mejores Vías Ferratas de Andalucía

¿Estás buscando alguna aventura para realizar en Andalucía? Tenemos una gran dosis de aventura para ti. Las 10 mejores Vías Ferratas de Andalucía para hacer.

Las actividades de turismo activo han aumentado significativamente en no demasiado tiempo, aunque Andalucía era bastante desconocida en ése sentido.

Afortunadamente, desde hace ya un tiempo, Andalucía se ha mostrado como una comunidad en la que hay un gran nº de espacios naturales donde realizar actividades de turismo activo y en especial las Vías Ferratas.

Siendo los diferentes espacios situados en Málaga, Córdoba, Jaén y Granada, uno de los lugares más frecuentados (ya sea por parejas, familias, despedidas de solteros, etc) y con más variedad para realizar tanto Vías Ferratas como otras actividades de turismo activo como:

Barranquismo, Espeleología, Bici de Montaña, Senderismo, Alpinismo, Esquí de Travesía, Piragüismo, Raquetas de nieve, Buceo, Escalada y muchas más cosas. Además de ofrecerte grandes dosis de cultura entre otras muchas cosas.


1.- VÍA FERRATA DEL CHORRO O CAMINITO DEL REY (MÁLAGA)

Vía ferrata del Chorro o del Caminito del Rey muy cerca del Caminito del Rey de ahí su nombre, una vía muy aérea que recorre una de las zonas más relevantes del Chorro con unas vistas asombrosas del embalse de las Encantadas. Con puentes tibetanos, puente de mono y una tirolina de más de 30 metros con una sensación de altura importante. Imprescindible haber realizado antes vías ferratas de nivel iniciación. 


2.- VÍA FERRATA CASTILLO DEL ÁGUILA (MÁLAGA)

La Vía Ferrata de Gaucín se encuentra en el balcón natural del Valle del Genal con vistas a todo el campo de Gibraltar, Marruecos… La ferrata tiene una entrada que exige de experiencia en este tipo de vías. Sus dos puentes colgantes (de mono y Tibetano) junto con una tirolina de 30 metros a 40 metros del suelo hace de esta ferrata una joya para los amantes de las sensaciones fuertes. 


3.- VÍA FERRATA JOHN HOGBIN (GRANADA)

Es la última via ferrata que se construye en la provincia de Granada.

La vía Ferrata de Zafarraya John Hogbin en Granada, cuenta con una escalera a 45 grados, varias tirolinas, puentes colgantes, pasos con cadena, travesías verticales y horizontales que nos haren disfrutar de esta vía Ferrata de Zafarraya en la provincia de Granada.


4.- VÍA FERRATA LOS VADOS (GRANADA)

Por su localización próxima a Motril esta vía ferrata nos permite disfrutar de la altura cualquier época del año.

A medida que ascendemos peldaño a peldaño la vista nos descubre  la unión del cielo, el mar y la tierra. Es una vía que no tiene linea de vida y hay que ir encordados.

​Se encuentra en la pared más alta del Azud de Vélez. Esta vía tiene unos 250 m. de desnivel y 400 m. de longitud.


5.- VÍA FERRATA TAJO DE RONDA (MÁLAGA)

Vía ferrata del Tajo de Ronda , enclavada en un lugar privilegiado, ideal para iniciación, fácil pero muy emocionante. La Vía ferrata del Tajo de Ronda se utilizó por los obreros de la Sevillana en los años 20 para sujetar los tajos con muros de mampostería, con los que proteger los Molinos y las acequias de agua de la zona.

En el Tajo de Ronda existe otra vía ferrata más, con algo más de dificultad, es ideal para quien quiere una mañana de aventura un poco más explosiva. Con unos pasos más técnicos hacen de esta segunda vía una autentica aventura para los más atrevidos en lo más profundo del Tajo de Ronda.


6.- VÍA FERRATA CASTILLO LOCUBÍN (JAÉN)

Esta vía ferrata la encontramos en el pueblo de castillo de Locubín, Jaén. A pocos metros del nacimiento del río San Juan  encontramos un área recreativa que nos permite prepararnos y refrescarnos tanto al empezar como al terminar la escalada.

​La escalada de esta vía ferrata es sencilla, donde se acompañan los terrenos tendidos con zonas verticales, un puente tibetano de 30 metros, un puente mono que nos cruza un pequeño barranco y todo ello ascendiendo los 125 metros de desnivel.


7.- VÍA FERRATA ZUHEROS (CORDOBA)

Esta actividad pone los pelos de punta al no poder asimilar en tan poco tiempo un recorrido tan dinámico, progresando con técnicas y deportes alternativos, a la vez que observas la majestuosidad de tantas especies vegetales y animales, formaciones…

Un paisaje incansable ante los ojos.


8.- VÍA FERRATA MONTEJAQUE (MÁLAGA)

La reina de las Vías ferratas de la Serranía de Ronda, la tirolina de 70 metros y a una altura de casi 90 metros del suelo hacen de esta una de las mayores atracciones del parque de ferratas de la Serranía. Sin descuidar sus dos tramos de ferratas, algunos con pasos desplomados a mucha altura por lo que es recomendable para aquellos que ya tengan experiencia previa. 


9.- VÍA FERRATA BENALAURÍA (MÁLAGA)

La Vía ferrata de Benalauria es de las más entretenida, enclavada en un entorno espectacular, un cañón en el que en su parte mas alta tenemos lo mejor de la ferrata, dos puentes  de monos a una altura considerable del suelo y donde podremos ver al finalizar el Estrecho de Gibraltar y el continente africano.


10.- VÍA FERRATA CUEVA HORÁ (GRANADA)

Cuatro tramos diferenciados forman la estructura de esta ferrata. Para poder pasar de tramo a tramo os tendremos que enseñar las técnicas básicas de rapel, por lo que , los participantes tendrán un incentivo extra aprendiendo a rapelar de forma autónoma.

La longitud aproximada de esta vía ferrata es de  200 metros, con tramos verticales en su mayoría. 


Los Bandoleros de Ronda

Los Bandoleros de Ronda

Históricamente en Ronda en 1810 llegan las tropas francesas al mando de José Bonaparte que se hospeda en el hoy colegio de Santa Teresa. Aunque no sufrieron una gran oposición hay que destacar que más de 1400 rondeños se unieron a las tropas de Sevilla y Granada en su lucha contra los franceses que fueron derrotados en la batalla de Bailén haciendo que José Bonaparte abandonara Madrid y Napoleón tomara el mando de sus tropas, a partir de ese momento toda la resistencia se concentra en la serranía creando grupos guerrilleros que obligaron a los franceses a mantener un ejército en nuestra ciudad al mando del General Boussain, muerto por un tiro de un serrano a las afueras de Ronda.

La guerra mantenida con los franceses tuvo como consecuencia la destrucción de edificios como el Alcázar, los molinos, almazaras y cultivos, llevando a la población a una situación precaria de ahí la agrupación en la sierra de gentes y contrabandistas en ruta a Gibraltar hasta principios del siglo XX.

Podemos decir que es aquí, con la expulsión de los franceses de la Serranía, cuando comienza toda la historia de los bandoleros, guerrillas de hombres que antes asaltaban a los franceses de manera legal y que ahora sin recursos para poder subsistir y mantener a sus familias siguen asaltando pero de manera ilegal tratadas de forma malvada a veces y romántica y añorada otras tantas, pero sobre todo destacar el carácter liberal de los Rondeños siempre enfrentados a la disposición opresora y dictatorial, amantes de la naturaleza y la vida, unido a la pobreza y a las injusticias de la época y al derecho de proclamación; bandolero viene de bando, de proclamar bandos en su defensa o en su contra.

Hombres fuera de la ley condenados por delitos a veces insignificantes pero tratados todos con el mismo rasero cuya única opción para escapar de la condena de entonces, casi siempre la muerte, era refugiarse en el peculiar entorno de la serranía.

Más tarde las guerras comuneras durante el reinado de Carlos I no levantarían la situación, más bien las gentes armadas por el propio rey, encontraba una mejor manera de sobrevivir entre los riscos de las montañas aunque no tuvieran que comer.

Son muchas las leyendas relatadas sobre los bandoleros pudiendo hacer creer que sólo sean eso, pero existen documentos de la época que reafirman sus hazañas, su existencia, su carga política etc. Tenemos pro ejemplo los diarios de la época como “El Serrano” de 1846, “El Ramillete” de 1855 , “El Rondeño”, así como documentos de la recién creada Guardia Civil que jugó un papel decisivo en la lucha contra estos forajidos; quizás los bandoleros se vieran como no gente tan mala por el resto de los ciudadanos más humildes debido a que sólo intentaban sobrevivir, se tomaban la justicia por su mano, sólo asaltaban a aquellos que le sobraba, y los cuerpos de poder hacían mal uso a veces del mismo ,en fin para unos eran héroes y para otro simples forajidos. Tenemos vivencia de la lucha entre bandoleros y cuerpos de seguridad hasta el s. XX , además de la Guardia Civil se crearon otras formaciones como los Escopeteros voluntarios, Compañía de Escopeteros de Getares, etc.

Pero el bandolerismo se da en nuestra tierra mucho antes de que estuvieran los franceses en personajes tales como los bandidos Caracota y Materno en el s. I, en s. XVI Pedro Machuca, Omar Ibn Hafsum natural de Auta cerca de Ronda con su espíritu independentista por la opresión de la nobleza árabe entre los años 880 y 918, en 1577 la cuadrilla de Juan Esvila sembraban el temor , en 1805 el Mediopedo, Caparrota célebre en 1847, El Marroquí y El Conejo abatidos por la Guardia Civil en 1870, El Zamarra en 1851 conocido como el Terror de la serranía de Ronda, Vicente León y Antonio Rojas, El Joseito, el Cristo y el Ranga ya en 1905, el Macareno y Burro Cano, y una larga lista cuanta más represión, pobreza, injusticia y hambre más eran los bandoleros, hasta los últimos de la historia de Ronda Flores Arocha y Juan Mingolla Gallardo “Pasos Largos”.

El bandolero en la serranía también adquiría otros cometidos, iba muy unido en la mayoría de los casos al contrabando en su ruta hacia Gibraltar y a la afición del toreo, ejemplo de ello tenemos a José Mª el Tempranillo, Juan Caballero, el famoso Vivillo, y como no José Ulloa Navarro “Tragabuches”, uno de los componentes de los siete niños de Écija que luchaban contra las tropas francesas además de bandido, contrabandista y torero, cantaba y según dicen no del todo mal.

Hablemos un poco de estos singulares personajes al que se le han dedicado canciones, leyendas, poesías y sigue en boca de todo aquel que se acerca un poco a la historia de la Serranía.

Tragabuches

Nació en 1780 en Arcos de la Frontera, hacia 1800 fue banderillero en la cuadrilla de los Romero llegó a tomar la alternativa en la Plaza de toros de Salamanca en 1802. Se retiró pronto sin embargo del toreo. Vivía en Ronda con una bailarina llamada María “La Nena” que le ayudaba en la tarea del contrabando, se convirtió en hombre fuera de la ley a raíz de un altercado que relatan así: partía invitado por su antiguo compañero de cuadrilla , Panchón, a torear a Málaga un día de 1814 por el camino su yegua tropieza y derriba a “Tragabuches” dislocándose un brazo y por consiguiente sin poder torear; pensó como gitano que se trataba de una señal para no volver a torear, no era su destino, así que decidió regresar con su amada y dedicarse al bandolerismo. Cual fue su sorpresa que al llegar a su casa de Ronda se encontró a María con su amante el sacristán de la Iglesia de La Mayor llamado Pepe el Listillo, fue tal la ira que degolló al sacristán dentro de la tinaja donde le encontró escondido y a María la tiró por el balcón, seguidamente bajó a la calle le arregló las vestiduras y marchó hacia la sierra con los demás bandidos.

José María el Tempranillo

Uno de los bandoleros más famosos de la serranía, era natural de la provincia de Córdoba pero una disputa que le llevó a matar a un ciudadano que intentaba cortejar a su novia, hizo que escapara hacia el refugio natural que le ofrecía la sierra de Ronda. Se sabe que tenía a más de cincuenta bandoleros a sus órdenes que fue discípulo de Frasquito el de la Torre con cuya hermana se casaría. Cuentan como si de un héroe se tratara que cuando su mujer estaba de parto le tendieron una emboscada; para no infundir sospechas acudió solo al cortijo donde su mujer iba a dar a luz y allí le estaban esperando para darle muerte. El tiroteo era incesante se cuenta que José Mª en su caballo pudo llegar hasta donde estaba su mujer, que murió tras dar a luz, cogió al recién nacido metiéndolo en su faja, a su mujer la puso en la grupa de su caballo, y logró escapar disparando a dos manos y dando muerte a los que allí le asediaban.

Este bandolero recibió el indulto e incluso entró a formar parte como comandante del llamado Escuadrón de Seguridad, destinado a combatir a los malhechores. La muerte le llegó en 1833 de forma violenta a manos de otro bandido “El Barberillo” que siempre había mostrado cierta envidia por él.

Flores Arocha

Nació en 1887 en Igualeja cercana a Ronda, se dice que no tenía buena fama en su pueblo, que conseguía dinero robando ganado, que era un conquistador y no contaba con muchos amigos. Su vida se complica por el ansia de obtener una finca que su suegro no le quiso vender y si en cambio se la vende a un primo suyo llamado Salvador. Así en 1931 Flores Arocha va a replantear la compra a Salvador, éste acaba de llegar a la finca con su hija de dieciocho años, se enredan en una discusión tal que a Arocha se le dispara el arma no con tal intención y da muerte a la hija de Salvador, desde este momento Flores es un forajido perseguido por La Guardia Civil y huye a la sierra.

En 1932 vuelve a la finca en un acto casi demoníaco derriba la puerta y va matando a toda la familia, la mujer , los hijos y finalmente a Salvador, después de la matanza suelta a los cerdos para que terminen con las víctimas. Fue tal la crueldad que todo el país pedía justicia. Flores vuelve a la sierra con su familia hasta que en diciembre de 1934 la Guardia Civil sabe de su paradero y van a por él, fue un enfrentamiento largo y duro ya que tanto Flores como sus dos hijos que le acompañan ofrecen una fuerte resistencia y no pretenden rendirse.

En el tiroteo dan muerte a miembros de la Guardia Civil pero al final éstos logran cercarle y darle muerte. Así concluye la historia del penúltimo bandolero de la historia de Ronda al edad de 35 años.

Juan Mingolla Gallardo

Conocido como Pasos Largos el último bandolero de Ronda.

Nació en El Burgo en 1873, fue soldado en Cuba en 1895 cuando vuelve a su tierra medio enfermo y con el carácter cambiado, taciturno. Gran amante de su familia se queda solo, su hermano mayor a fallecido, su hermano menor se casa y se va del hogar familiar y su madre muere en 1901 lo que le hace una persona cada vez más huraña e introvertida dedicándose sobre todo a la caza furtiva y pasando la mayor parte del día en la sierra. Se aficiona al juego y el dinero que consigue lo pierde apostando se mete constantemente en peleas por lo mismo y recibe más de una paliza. Le ponen una denuncia por realizar actividades ilegales y para vengarse mata en 1916 a dos guardas de la finca El Chopo llamados los Tribuneros, padre e hijo. El asesinato fue con saña debido al odio y la ira que lo cegaba, este fue el inicio que marcó a Juan Mingolla.

Se refugia en la sierra a la que conoce como la palma de su mano las cuevas de Clavelito, Lifa y Sopalmillos se convierten en sus refugios y comienzan sus hazañas y leyendas. A veces dejaba a los guardias que asaltaba, volver a Ronda para que contaran lo sucedido e incluso les devolvía las armas mostrando su lado compasivo. Secuestró y pidió un rescate por el famoso Diego Villarejo dueño de Cuevas del Becerro del que obtiene 10000 reales; al ser un personaje importante llega a oídos de las más altas esferas del país por lo que su busca y captura se convierte en una tarea primordial.

Su afición al juego continúa y por más dinero que consiga más pierde así pues sigue extorsionando llegando incluso a amenazar y presionar al propio alcalde de Ronda Juan Peinado Vallejo.

En 1916 Pasos Largos es encontrado por la Guardia Civil. Su escondite es revelado por la mujer de un cabrero en busca de la recompensa que por él se ofrecía, se combate entre disparos y Juan consigue escapar herido y cae por un barranco donde permanece inconsciente y malherido, la Guardia Civil le ha perdido. Cuando despierta decide que lo mejor es ir a Ronda se presenta en el Café Sibajas en la calle la Bola, donde jugaba a menudo, y cuentan que cuando los guardias iban a detenerle la gente que allí estaba lo vitorearon y arroparon. Pasos Largos es condenado a cadena perpetua y cumple condena en el Penal de Figueras afectado del pulmón hasta 1932 año en el que le otorgan el indulto. Cuando vuelve a Ronda es Diego Villarejo aquel que secuestró el que le ofrece trabajo como guarda en una de sus fincas, el trabajo le dura poco ya que la libertad en la sierra es lo que más ansia, así pues vuelve a sus andadas de bandido sin armas y cometiendo pequeños asaltos, hasta que roba una escopeta en el cortijo de Liza, ahora ya se siente completo: la sierra, su arma y la cruz patriarcal colgándole del cuello. Es considerado aún más peligroso y han de capturarlo vivo muerto.

Es en marzo de 1934 cuando la vida de PasosLargos llega a su fin, los informes recibidos por La Guardia Civil dicen que el bandido se encuentra en la cueva de Solpalmillo en sierra Blanquilla en la sierra de las Nieves, allá van a por él las fuerzas del cuerpo unidas procedentes de Arriate, Igualeja, Serrato, El Burgo, y Cuevas del Becerro. Le sorprenden y le invitan a que se rinda o sino le matarán a lo que él responde:”Pos máteme” y comienza a disparar contra los guardias. Se intuye que dada su naturaleza y raza prefería morir en la sierra su hábitat natural que entre los muros de una prisión

Los 10 mejores barrancos de Andalucía

¿Estás buscando alguna aventura para realizar en Andalucía? Tenemos una gran dosis de aventura para ti. Los mejores barrancos de Andalucía para hacer barranquismo.

Las actividades de turismo activo han aumentado significativamente en no demasiado tiempo, aunque Andalucía era bastante desconocida en ése sentido, siendo los principales destinos:

  • Pirineos
  • Sierra de Guara
  • Picos de Europa

Afortunadamente, desde hace ya un tiempo, Andalucía se ha mostrado como una comunidad en la que hay un gran nº de espacios naturales donde realizar actividades de turismo activo y en especial barranquismo:

Volviendo a lo que nos interesa, el barranquismo:

  • Parque Natural de Sierra de Tedeja, almijara y Alhama
  • Parque Natural y Nacional de Sierra Nevada
  • Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas
  • Parque Natural Sierra de las Nieves
  • Parque Natural Sierra de Grazalema

Siendo los diferentes espacios situados en Málaga, Cádiz, Sevilla y Granada, uno de los lugares más frecuentados (ya sea por parejas, familias, despedidas de solteros, etc) y con más variedad para realizar tanto barranquismo como otras actividades de turismo activo como:

Barranquismo, Espeleología, Vías Ferratas, Bici de Montaña, Senderismo, Alpinismo, Esquí de Travesía, Piragüismo, Raquetas de nieve, Buceo, Escalada y muchas más cosas. Además de ofrecerte grandes dosis de cultura entre otras muchas cosas.


1.- BARRANQUISMO EN RÍO VERDE EN OTIVAR (GRANADA)

Una de las joyas del barranquismo en Andalucía y por lo tanto en Granada. Solamente su paisaje y entorno nos sorprenderán y cautivarán.

Está situado en el Parque Natural de la sierra de la Almijara, Tejeda y Alhama por lo que es imprescindible pedir permiso a medio ambiente para realizar este descenso de barrancos por nuestra cuenta.

La población más cercana es Otívar, lugar en el que encontraremos si lo deseamos alojamientos y cualquier otro tipo de servicios. Muy cerca de la costa de Granada.

Tenemos diferentes opciones para realizar río verde: dividirlo en 2 tramos en función de nuestro nivel y condición física, hacerlo integral con o sin combinación de coches.

Tiene prácticamente todo lo que podemos pedirle a un barranco para que sea divertido:

  • Su origen calcáreo hace que apenas resbale, lo que nos proporciona seguridad.
  • Tiene una gran variedad de atracciones (saltos, toboganes, rapeles).
  • Tiene agua durante todo el año, incluido el verano.
  • Depende de la opción que elijas, la aproximación y el retorno tienen poca caminata.

En su totalidad es largo, aunque con las diferentes opciones lo podemos adaptar en tiempo y distancia.


2.- BARRANQUISMO EN LA GARGANTA VERDE EN ZAHARA DE LA SIERRA (CÁDIZ)

Situado en el Parque Natural de Grazalema y en la localidad de Zahara de la Sierra, es un descenso interesante en primavera y cuando lleva agua.

Saltos a pozas cristalinas cuando el agua fluye y rápeles cortos son su principal característica.

Termina así mi selección de los mejores barrancos de Andalucía para hacer barranquismo. Hay muchos más aunque no entran todos en éste resumen. Como ves hay una gran variedad y tipos dentro del listado, así que seguro alguno se ajusta a tu nivel y necesidades.

Te recomendamos ponerte en manos de profesionales para hacer ésta actividad o que inviertas en formación y en buen material de barranquismo para hacerlo de manera segura.


3.- BARRANQUISMO EN EL TAJO DE RONDA (MÁLAGA)

Desde el mismo y bonito pueblo de Ronda, cerca de la costa del sol, comienza éste bello barranco. Justo debajo de su espectacular puente nuevo, símbolo de la ciudad.

Rapeles de más de 30m y en algunos momentos con agua abundante, no es un barranco para iniciarse, lo ideal es haber hecho alguno más y tener experiencia con el rapel.

También tiene saltos de más de 12m. Su acceso y vuelta son muy cómodos, ya que no es un barranco muy largo.


4.- Cueva del Gato en Montejaque-Benaoján (Málaga)

Es uno de los barrancos más espectaculares que podemos encontrar en Andalucía. El sistema espeleológico Hundidero-Gato es uno de los más importantes de Andalucía.

En realidad es un barranco-cueva situado en la Sierra de Ronda y con todos los alicientes de un gran barranco (rápeles, saltos, etc), añadiendo las formaciones propias de una cueva (gours, estalactitas, estalagmitas, etc) en la que tendremos que llevar como complemento un frontal para iluminar nuestro camino. Encontraremos grandes salas a lo largo de nuestro recorrido.

Actualmente está prohibido por medio ambiente. Como curiosidad:

En 1920 se construyó una presa hidroeléctrica (llamada presa de los Caballeros) en la misma entrada de la cueva de Hundidero para intentar aprovechar este cauce​. El vaso de la presa, de naturaleza kárstica, provocaba la filtración de las aguas, que volvían a reaparecer en el interior del sistema.

Se construyeron entre otras actuaciones, caminos, pasadizos, puentes colgantes y se instaló iluminación, algunas de las cuales se pueden observar todavía, para taponar con hormigón las galerías que recibían las aguas, aunque sin éxito, por lo que finalmente en 1950 se abandonó la obra.

Sin embargo, estas modificaciones provocaron que el agua ya no fluya por la misma Sima de Hundidero ni por la primera sección de la cueva, sino que las nuevas filtraciones aparecen en la cueva poco después, haciendo más imprevisible el comportamiento del sistema ya que se empieza la travesía sin agua y poco a poco va formándose un gran caudal que puede hacer imposible la continuación.


5.- BARRANQUISMO EN EL CAÑÓN DE LAS BUITRERAS EN CORTES DE LA FRONTERA (MÁLAGA)

El barranco de las Buitreras es otro de los destacados del barranquismo en el panorama andaluz. Situado en la serranía de ronda, es un barranco estrecho y vertical. Es un descenso técnico en el que hay que tener mucho cuidado con el caudal que lleva, ya que se puede convertir en una actividad peligrosa.

Sus paredes de más de 200m y espectaculares formaciones nos acompañan a lo largo de rapeles y saltos en éste bonito descenso.


6.- BARRANQUISMO EN LA SIMA DEL DIABLO (MÁLAGA)

Este barranco es treméndamente acuático ¡INCLUSO EN PLENO VERANO!.

Barranco enclavado en pleno Valle del Genal en Juzcar (El pueblo pitufo) muy cerca de Ronda (Málaga) de los Parques Naturales de Sierra de las Nieves, Alcornocales y de Grazalema (Cádiz), con agua abundante todo el año, ideal para iniciación y para darnos un chapuzón en sus innumerables pozas y cascadas.  

En el pueblo pitufo (Juzcar) a 20 minutos de Ronda.


6.- BarranQUISMO EN RÍO Grande o Zarzalones en Yunquera (Málaga)

Barranco situado en las estribaciones de la Sierra de las Nieves, tiene dos partes bien diferenciadas. El tramo superior e inferior.

El tramo superior, por lo generar sin agua o sólo después de lluvias, es un recorrido más técnico y vertical, con un rapel volado al final de más de 30m, por lo que no es el más adecuado para principiantes.

El tramo inferior, con caudal estable y por lo general con agua, es un tramo ideal para la iniciación al barranquismo, con saltos, rápeles y toboganes que proporcionan variedad a éste tramo.


7.- BARRANQUISMO DE GUADALENTÍN INFERIOR O DE LA BOLERA (JAÉN)

Éste bonito barranco, está situado justo en la frontera entre Pozo Alcón (Jaén), municipio al que pertenece y Cortes de Baza (Granada).

Situado en el municipio de Pozo Alcón, y aledaño al Parque Natural de Castril y Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas se encuentra este bonito descenso de barrancos.

Se ha formado este estrecho y sinuoso cañón por la erosión del agua que describe formas como si alguien lo hubiera esculpido. Barranco muy acuático, con largas pozas que nadar. También tiene saltos, rapeles y toboganes, y un sifón muy bonito.

Aunque como decía anteriormente muy acuático, en verano se puede quedar totalmente seco. Hay que tener cuidado con la suelta de agua del pantano de la Bolera y de las posibles lluvias, ya que con mucho caudal se convierte en un río más complejo para la práctica del barranquismo.


8.- BARRANQUISMO EN RÍO LENTEGÍ (GRANADA)

Pariente muy cercano de Río Verde, ya que comparten muchas de las características del primero.

Está muy cerca de río verde, también en la sierra de la Almijara, Tejeda y Alhama aunque fuera del parque natural.

La población más cercana es Lentegí, de la cual lleva su nombre. Desde aquí accederemos al inicio del cañón en 10 minutos.

Éste barranco es algo más encañonado en algunas partes y tiene algún rapel de más de 20 metros, por lo que es algo más técnico, aunque apto para iniciarse.

Tiene unas formaciones espectaculares. Tiene algún sifón excavado por el agua y también tiene saltos, toboganes y rapeles.

La verdad es que es un río muy bonito que merece la pena hacer si vienes a Granada. Cómo río verde, está muy cerca de la costa de GranadaAlmuñecar será el primer pueblo costero que encontraremos.


9.- BarranQUISMO EN EL RÍO POQUEIRA (GRANADA)

Otro de los ríos principales de la vertiente sur de Sierra Nevada enclavado en la Alpujarra de Granada. Aunque la población más cercana es Pampaneira, como en el río trevélez también se entra desde Órgiva.

Comparte características con el río trevélez, aunque no el color rojizo de sus aguas.

Se nutre de las aguas que nacen en las faldas del Mulhacén, pico más alto de la península ibérica con 3482 m de altitud y dentro del Parque Nacional de Sierra Nevada. Por lo tanto es una cuenca principal a la que entra agua de otros muchos barrancos.

Como el anterior sigue siendo un barranco muy profundo donde su principal atractivo son los rápeles técnicos, aunque no tanto como el anterior.

Hay que estar muy pendiente en este largo recorrido, del caudal y los posibles cambios y también es un cañón apto para expertos o iniciados avanzados que lo puedan hacer en buenas condiciones.


10.- BarranQUISMO EN EL RÍO TREVÉLEZ (GRANADA)

También en la vertiente sur aunque fuera del Parque Natural de Sierra Nevada. Situado en plena alpujarra Granadina, la población más cercana es Busquistar, aunque se entra desde Órgiva.

Éste es uno de los ríos más bellos que podemos encontrar, aunque también uno de los más complicados.

Está excavado profundamente, ya que el agua que le da vida, viene de la alta montaña de sierra nevada y es una de las cuencas principales, con lo cual recoge agua de muchos barrancos diferentes.

El color rojizo característico de este barranco que proviene de los minerales impregnados en hierro hace un paisaje diferente y muy curioso, aunque también dificulta la visibilidad dentro del agua.

Su principal característica son los rápeles técnicos por la fuerza del agua y su movimiento. Es un barranco apto sólo para expertos o iniciados avanzados que lo pillen en muy buenas condiciones.

Hay que conocer bien el caudal y las posibilidades de crecida que pueda tener, por lo que hay que estar pendientes del tiempo en sierra nevada o el tiempo en Granada.